Si tu pedido supera los 50 €, ¡GASTOS DE ENVÍO GRATIS! (Península)
 
Si no supera los 50 €, gastos de envío fijos de 5 €.
 
¡Haz tu pedido! Pedido on line o T. 93 452 4115 (de lunes a viernes de 10-14h y 15h a 19h). Lo recibes en 24h-48h *

 

Inicio > Gazeta

Silicio, mineral esencial para el cuerpo humano (I)

El silicio juega un papel muy importante en relación a las necesidades tisulares, óseas y musculares del cuerpo humano. Por ello, pretendemos revelar las propiedades de este oligoelemento y descifrar su origen, así como determinar la acción específica del silicio sobre el organismo, sus beneficios y la forma de obtenerlo.

VVAA | 1/07/2011

 

AUTOR: Santé Naturelle
Traducción íntegra del francés al castellano.

 

El silicio es un oligoelemento muy presente en la naturaleza en forma de silicatos complejos del grupo de la sílice, constituyentes de varias rocas cristalinas: cuarzo, granos de arena o piedras preciosas. El silicio, además, es el segundo elemento más abundante en la corteza terrestre, después del oxígeno.

El silicio realmente no existe en estado puro y sus formas minerales (sílices y silicatos), sobre todo en la arena y el cuarzo, son muy poco solubles; a su vez se encuentra, en su estado natural en forma oxidada, y es denominado silicio mineral. Así, el silicio orgánico es una molécula orgánica que ha incorporado silicio.


El silicio y el cuerpo humano

El cuerpo humano contiene una media de 7 mg de silicio aunque esta cantidad va disminuyendo con la edad. Los órganos del cuerpo humano más ricos en silicio son la aorta, las otras arterias, el bazo y los músculos.

El silicio entra en la estructura tisular del colágeno (proteína constituyente de muchos tejidos, entre ellos la piel), de la elastina y de las paredes arteriales: esto permite prevenir y evitar las esclerosis por calcificación de los tejidos, proteger la pared interna de las arterias y ayudar al mantenimiento de la elasticidad de la piel. El silicio permite, igualmente, la fijación del calcio y así previene el agotamiento de los huesos y las enfermedades óseas (osteoporosis). La Cantidad Diaria Recomendada (CDR) de este oligoelemento oscila entre los 15 mg y los 40 mg al día.


El silicio en nuestra alimentación

 

Encontramos el silicio en nuestra alimentación especialmente en los cereales integrales, la piel de las frutas y de las verduras, el ajo, la cebolla, la chalota, las judías blancas y los guisantes. También se encuentra en fuerte concentración en la cola de caballo, ortiga y bambú. En forma soluble, el agua también aporta silicio.

 

No obstante, la evolución de los hábitos alimentarios y la industrialización caracterizada por la refinación de los alimentos han provocado una disminución del aporte medio de silicio en el ser humano. De hecho, incluso se ha comprobado cómo ha disminuido la cantidad de este mineral presente en el agua, a causa de los tratamientos utilizados en los procesos de potabilidad de la misma.


La difícil asimilación y las carencias de silicio

El silicio aportado al cuerpo humano a través de la alimentación se absorbe difícilmente, en consecuencia, el intestino asimila menos de un 10%. El silicio no absorbido, por su parte, se elimina a través de las heces. Esta pérdida antes de la absorción se acentúa cuando la comida es rica en fibras ya que el silicio asimilado se elimina por la orina, pero una parte del asimilado entra en la composición de los cabellos y de los anexos cutáneos (como uñas, vello y pelos). Así que esto constituye también otra forma de pérdida.

Esta difícil asimilación empeora a causa de unos fenómenos fisiológicos que conducen a una disminución de las capacidades de asimilación del silicio cuando se va produciendo el envejecimiento paulatino. En efecto, la cantidad corporal de silicio y su asimilación está relacionada con la importancia del envejecimiento y disminuye de forma irreversible con la edad.

Cuando se establece una carencia de silicio los efectos se hacen notar en el organismo: envejecimiento de la piel y de los vasos sanguíneos, trastornos osteoarticulares y disminución de las capacidades funcionales del organismo, entre otras afecciones. Se puede determinar que la carencia de silicio no es, generalmente, la causa de las primeras perturbaciones pero siempre contribuye a éstas. El silicio constituye entonces un elemento esencial para el buen funcionamiento del organismo.
 

 

Polen, propóleos, complementos alimenticios y otros productos. ¡Todo para tu salud!

Enlaces rápidos a temas de interés

Boletín

Introduce tu mail y regístrate para recibir nuestro boletín con novedades, actualizaciones y una serie de contenidos de gran interés.


© ESENCIALMA S.L. (Barcelona) 2016 - Distribuidor oficial en España del Polen en estado fresco patentado por Percie du Sert.


Prohibida la reproducción total o parcial de las imágenes, textos, ilustraciones y conceptos gráficos de esta web sin la autorización expresa de ESENCIALMA, S.L.

 

Mapa Web | Registro | Contacta


 
Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y optimizar su navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de Cookies. OK |