Si tu pedido supera los 50 €, ¡GASTOS DE ENVÍO GRATIS! (Península)
 
Si no supera los 50 €, gastos de envío fijos de 5 €.
 
¡Haz tu pedido! Pedido on line o T. 93 452 4115 (de lunes a viernes de 10-14h y 15h a 19h). Lo recibes en 24h-48h *

 

Inicio > Gazeta

Polen de Jara. Equilibrio intestinal, fuente de salud

El polen de Jara (Ciste) conservado en estado fresco lucha contra los desajustes intestinales, favorece el equilibrio interior, dinamiza el organismo y mejora la resistencia. Estos beneficios se obtienen mediante la acción directa del polen fresco sobre el intestino, máximo órgano responsable del refuerzo del sistema inmunitario.

 

El polen de Jara (también denominado Ciste), conservado en estado fresco (para mantener intactas sus propiedades), centra su acción en la regulación intestinal. Cuando se consigue un equilibrio intestinal, mejora la asimilación, disminuye la intoxicación en el organismo, el sistema inmunitario presenta una estabilidad idónea y favorece el bienestar anímico de la persona. Estos cuatro beneficios, consecuencia de una optimización de la función intestinal, provocan una mayor vitalidad en el día a día de las personas.

Esta variedad de polen fresco procede de las flores de la Jara o Ciste, un arbusto de unos 30 cm aproximadamente también conocido como Rock Rose (en inglés) y jara. Este polen recolectado resulta de ayuda para:

      - Aumentar las defensas del organismo, reforzando así el sistema inmunitario.
      - Reducir las reacciones alérgicas.
      - Prevenir la pérdida de calcio.
      - Proteger la mucosa del intestino.
      - Participar en la reducción del colesterol.
      - Beneficiar el sistema cardiovascular.
      - Combatir el proceso de envejecimiento.
      - Las situaciones de prevención, convalecencia y post-tratamiento de diversas patologías (especialmente aquellas tratadas con antibióticos).

Estos beneficios que reporta el polen de Ciste tienen un porqué, no son casuales sino más bien causales. Mantener un ritmo intestinal correcto y regular es algo esencial para el buen funcionamiento del cuerpo humano, aunque muchas veces se considera algo secundario o sin importancia pero lo cierto es que, si surgen desajustes en este área, se pueden producir a menudo dolencias agudas crónicas, pudiendo llegar a ser graves.

En lo que se refiere al funcionamiento del intestino, éste participa en tres apectos fundamentales: nutrición, inmunidad y barrera. Las herramientas para incidir en estas funciones y, por lo tanto, conseguir un equilibrio intestinal ideal también son tres: alimentos, enzimas y bacterias. Es necesaria una presencia positiva y óptima de cada una de las tres herramientas para obtener esa mencionada harmonía intestinal. Ahora bien, la alimentación es la base y carga con mayor peso en este triunvirato puesto que unas enzimas o bacterias con deficiencias pueden ser optimizadas por medio de la alimentación escogida. Asimismo, a modo de ejemplo, los antioxidantes serían los responsables de activar las enzimas y el óptimo estado de las bacterias también pasaría por una correcta alimentación.

 

La importancia del polen fresco de Jara reside en que es capaz de actuar a nivel de la alimentación y, por lo tanto, de la nutrición del organismo. Pero, además, contiene antioxidantes y bacterias, todo ello participa en la mejora de los otros dos aspectos: inmunidad y barrera. Una flora intestinal desequilibrada produce una perturbación del sistema inmunitario (en ocasiones, con inflamación de la mucosa intestinal como cuando se trata una patología con antibióticos y antiinflamatorios). El polen, entonces, actúa protegiendo ambos intestinos pero, además, en el intestino delgado interviene en el proceso de absorción de los nutrientes de los alimentos ya digeridos. Concretando todavía más, el tubo del intestino delgado está repleto de vellosidades que amplían la superficie de absorción. Para que el proceso de aprovechamiento de los nutrientes de los alimentos se lleve a cabo de forma correcta y productiva el estado de este órgano debe ser óptimo, ya que los desajustes (siendo la hiperpermeabilidad uno de los más importantes) provocarían un desequilibrio en sus funciones.

En esas vellosidades responsables de la absorción de los alimentos, existen células separadas entre sí mediante un sistema que actúa como barrera para rechazar aquellas partículas tóxicas y no-aprovechables de los alimentos que no deben ser absorbidas sino eliminadas por el organismo. Esta barrera natural intercelular es la que debe estar en perfectas condiciones para actuar de filtro: a través de las células se aprovechan los nutrientes alimenticios para su absorción y se rechazan los elementos que no deben absorberse. Esta barrera es básica en el proceso y cuando se ve dañada o está perturbada es cuando se producen las alteraciones responsables de que el intestino no funcione correctamente, produciendo una intoxicación que puede manifestar sus síntomas a corto, medio o largo plazo. Hay causas muy concretas que pueden dañar esta protección:

      - Consumo de antiinflamatorios.
      - Consumo de antibióticos.
      - Alimentación con gluten.
      - Alimentación inadecuada que no sólo produce desequilibrios en la flora intestinal sino que origina intoxicación: exceso de proteínas animales (porque acidifican el organismo), exceso de grasas, escasez de frutas y verduras, abuso de azúcares, comidas procesadas (grasas trans, agentes químicos, conservantes, colorantes...)...
      - Estrés (cansancio, trastornos emocionales...), puesto que el intestino se relaciona directamente con el sistema nervioso autónomo.
      - Deportes de resistencia (puesto que al realizarse se priva al intestino de la entrada de oxígeno regular).

Investigaciones realizadas han demostrado que el polen de Jara posee una alta capacidad reconstituyente de las células intestinales y de esa barrera intercelular en las vellosidades del intestino. Es decir, que restaurando esas zonas, se reequilibra de nuevo el estado del intestino, éste funcionará correctamente, aprovechará los nutrientes más útiles de la alimentación, rechazará las partículas tóxicas que sean perjudiciales para el organismo y disminuirá el grado de intoxicación, origen de muchas patologías actuales.

El correcto funcionamiento del intestino delgado es un factor clave de la homeostasia, el equilibrio del medio interno en diferentes ámbitos. Esto implica que una persona con un sistema inmunitario fuerte será menos proclive a enfermedades y gozará de más vitalidad para desarrollar las tareas diarias. Por el contrario, un intestino delgado que no desempeñe su función de forma correcta por culpa de las alteraciones sufridas: será causante de intoxicaciones que puede sufrir el cuerpo humano y no podrá cumplir con una primera función básica, refuerzo del sistema inmunitario que, por ende, se verá debilitado.

Como consecuencia de una de las anteriores o de ambas combinadas, una persona sería más proclive a coger enfermedades y a sufrir desajustes: catarros y gripes de temporada, malas digestiones, migrañas, desajustes intestinales (gases, colitis, estreñimiento, síndrome del colon irritable, diarrea...) déficit inmunitario, alergias puntuales o recurrentes, alteraciones cutáneas, infecciones e inflamaciones en general... Asimismo, también se producirían alteraciones anímicas: cansancio generalizado, apatía, estrés, trastornos del sueño...

El Polen de flor de Jara también es rico en Vitamina E, Vitaminas del grupo B, Carotenoides y Selenio...

- Su contenido en vitamina E (en una proporción tres veces mayor que en la espirulina y cuatro veces mayor que en las nueces) es esencial ya que ésta se considera una vitamina indispensable para la lucha contra el envejecimiento de las células.
- Las vitaminas del grupo B son responsables del correcto funcionamiento del sistema digestivo y también actúan en el metabolismo de las grasas.
- Los carotenoides, por su parte, contribuyen a mejorar la respuesta inmunitaria, preservando la actividad intelectual.
- El Selenio es un oligoelemento indispensable para el organismo. Permite la fabricación de la Glutatión peroxidasa, una enzima antioxidante capaz de reducir los lípidos oxidados de las membranas celulares. Así, el Selenio protege estos lípidos de la oxidación causante de la aparición de los radicales libres, los cuales, en exceso, pueden provocar un envejecimiento precoz de las células. El Selenio contribuye a reducir los efectos nocivos de ciertos productos del entorno más próximo como la polución, el tabaco, el alcohol...Esta acción antioxidante se realiza en conjunción con la vitamina E también presente en el polen de Ciste.



Para conocer la composición nutricional del Polen de Jara y la forma de consumirlo puedes visitar la ficha del producto

 

Referencias

- Seignalet, Jean. “Alimentación. La tercera medicina”. Integral (2012)
- "Introduction à la Médecine Fonctionnelle – Les blogs du Docteur Mouton". Medicatrix

Polen, propóleos, complementos alimenticios y otros productos. ¡Todo para tu salud!

Enlaces rápidos a temas de interés

Boletín

Introduce tu mail y regístrate para recibir nuestro boletín con novedades, actualizaciones y una serie de contenidos de gran interés.


© ESENCIALMA S.L. (Barcelona) 2016 - Distribuidor oficial en España del Polen en estado fresco patentado por Percie du Sert.


Prohibida la reproducción total o parcial de las imágenes, textos, ilustraciones y conceptos gráficos de esta web sin la autorización expresa de ESENCIALMA, S.L.

 

Mapa Web | Registro | Contacta


 
Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y optimizar su navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de Cookies. OK |