Si tu pedido supera los 50 €, ¡GASTOS DE ENVÍO GRATIS! (Península)
 
Si no supera los 50 €, gastos de envío fijos de 5 €.
 
¡Haz tu pedido! Pedido on line o T. 93 452 4115 (de lunes a viernes de 10-14h y 15h a 19h). Lo recibes en 24h-48h *

 

Inicio > Gazeta

Trastornos estivales: Síndrome de piernas cansadas

Freepik

Las altas temperaturas suelen ser bienvenidas después de los rigores del invierno aunque en muchas personas traen consigo dolencias relacionadas con la circulación de la sangre en el organismo. Estas alteraciones condicionan la vida diaria y pueden limitar las actividades y rutinas habituales. El Síndrome de piernas cansadas es uno de los más (sino el más) habitual, incómodo y limitante. Pero existen diversas medidas y acciones que se pueden tomar para combatirlo de una forma eficaz.

Meritxell Cárdaba | 3/07/2015

 

Con la llegada del calor hacen su aparición diversas afecciones molestas vinculadas directamente con las altas temperaturas y que, además, de las incomodidades que ocasionan pueden suponer un riesgo para la salud de la persona. El conocido como Síndrome de Piernas cansadas afecta a miles de personas y preferiblemente a mujeres, a causa de los cambios hormonales que éstas experimentan.

Aún sin definirlo estrictamente como Síndrome de piernas cansadas, son muchas las personas que afirman que el verano les “sienta mal”: se encuentran más cansadas sin saber el motivo, apáticas, falta de energía, con la sensación de tener que arrastrar el cuerpo, con menos predisposición física y anímica a realizar determinadas actividades, con picores u hormigueos en extremidades (brazos y piernas), quizás incluso calambres… y un sinfín de molestias más. Si bien es cierto que los problemas circulatorios no se pueden considerar un único origen de estas dolencias (puesto que puede existir multiplicidad de causas que las provoquen), algunas sí que pueden estar relacionadas con una circulación de la sangre deficiente.

El sistema circulatorio del cuerpo humano se ve alterado por la llegada del verano porque el calor favorece la dilatación de las venas y esto provoca que la circulación de retorno al corazón sea más lenta y/o ineficaz. Esta carencia en el retorno, a causa de la amplitud de la vena que dificulta la “escalada” de la sangre hacia el tronco superior, es la causante de la sensación de pesadez en las piernas y que puede afectar incluso a personas con un óptimo estado de salud. Por otro lado, las molestias se agravan en personas que ya padecen problemas circulatorios o que tienen cierta predisposición a ellos. Las personas con varices, por ejemplo, pueden llegar a experimentar dolor generalizado o localizado en ellas.

Aunque todas las personas se pueden ver afectadas por el Síndrome de piernas cansadas existen algunas condiciones o características que favorecerían este estado en la época estival. Las mujeres se pueden ver más afectadas al experimentar cambios hormonales y también cuando están embarazadas o experimentando la menopausia. El sobrepeso en todos sus grados tampoco resulta de ayuda en estos casos, lo mismo que el sedentarismo o una nula actividad física en la vida diaria. Una alimentación deficiente puede favorecer la pesadez de piernas especialmente si se consumen alimentos muy ricos en sal. Por otro lado, tampoco hay que descartar los efectos secundarios que pueden ocasionar determinados medicamentos y que afectarían directamente a la circulación general del organismo.

Mencionado todo lo anterior, se puede dibujar un mapa de medidas que se pueden tomar para paliar el Síndrome de Piernas cansadas y que comprenden una diversidad de factores que, combinados, producirían una mejora significativa en el organismo y en el estado de ánimo general.

ALIMENTACIÓN

No sólo para aliviar las piernas cansadas, sino para una multitud de afecciones, es necesaria una dieta sana y equilibrada.

Prescindir o reducir al mínimo el consumo de azúcares, grasas, alimentos con mucho sodio, bollería y alimentos muy procesados y optar por alimentos ricos en fibra como frutas y verduras es la mejor opción para luchar contra el síndrome de piernas cansadas.

Los flavonoides poseen acción vasoconstrictora y antiinflamatoria por lo que resultan de ayuda para favorecer la circulación del organismo, especialmente en verano. Algunos ejemplos de alimentos ricos en flavonoides: manzanas (especialmente la piel), fresas, uvas rojas, cerezas, naranjas, limones, arándanos, brócoli, alcaparras, remolacha, lechugas, ajo, las hojas del repollo, coles de Bruselas, espinacas, raíz de los espárragos, hinojo y pimientos amarillos.

En cuanto a las bebidas hay que descartar todas aquellas que puedan producir hinchazón como las bebidas gaseosas y las que contengan alcohol, prefiriendo en lugar de éstas el agua, los zumos naturales de frutas (sobre todo, no envasados), los tés (del tipo que sean pero especialmente el té verde), y las infusiones (especialmente manzanilla y rooibos),

Una opción para especiar las comidas con opciones ricas en flavonoides sería escoger entre las siguientes: albahaca, tomillo, cayena, menta, anís y cilantro.

EJERCICIO

Cualquier tipo de ejercicio y más si se realiza al aire libre resulta muy beneficioso para el estado general del organismo. Y si son las piernas las que más se ejercitan, mayores serán los beneficios en la lucha contra el síndrome veraniego de las piernas cansadas. La natación es una de las elecciones con más seguidores porque se ejercitan las piernas, el agua alivia la sensación de pesadez, gracias al efecto mecánico de la presión que ejerce en el cuerpo, y ayuda a activar la circulación, además de realizarse en una postura en la que la propia agua aguanta el peso del cuerpo.

           

Nuestras abuelas eran una fuente de sabiduría y ellas sabían mejor que nadie como combatir la pesadez de piernas y activar la circulación en verano. Algo tan sencillo como efectivo: paseos por la orilla de la playa. Caminar por la arena mientras las olas del mar van mojando los pies es una opción recomendable, saludable, relajante y de gran utilidad para la mala circulación. Es más, el hecho de caminar por la orilla con los pies constantemente sumergidos en el agua es muy provechoso precisamente por la presión constante del agua, que comentábamos anteriormente, que ayuda a que la sangre de las venas retorne más fácilmente favoreciendo la contracción de las venas.

Además, existe otro factor importante a la hora de decantarse por estos paseos a la orilla del mar o andar por la parte que no cubre de la piscina. En los pies se localiza la red capilar plantar que, al activarse mediante el ejercicio, también favorece el bombeo de retorno de la sangre al corazón.

BUENOS HÁBITOS

Por otro lado, existen una serie de rutinas que, si se adquieren como hábito, no sólo mejorarán el estado de las piernas, sino que prevendrán futuras alteraciones del sistema circulatorio: optar por agua fría en la ducha (al menos el último aclarado) en detrimento de la caliente y especialmente orientando el chorro de agua de la alcachofa desde los tobillos hacia arriba para favorecer el retorno sanguíneo. Si existe la posibilidad, es muy beneficioso dedicar unos 10-15 minutos al día a recostarse con las piernas hacia arriba (siempre y cuando no haya problemas cardíacos, en estos casos se desaconseja) o, si no es posible, al menos colocarlas en un ángulo más elevado que el tronco (por ejemplo, recostados en el sofá con cojines bajo los tobillos). En la misma línea, pueden resultar de ayuda los masajes con cremas o aceites específicos (por ejemplo los de efecto frío) y que se realicen empezando por los tobillos hasta las ingles, masajeando y estimulando la circulación. No sólo en verano, sino en cualquier época es saludable no abusar de tacones ni prendas apretadas. El gesto habitual de cruzar las piernas al estar sentado tampoco es de lo más recomendable.

COMPLEMENTOS ALIMENTICIOS

Los complementos alimenticios resultan de gran apoyo en combinación con el resto de medidas mencionadas para combatir el Síndrome de piernas cansadas. Son complejos que contienen en su composición ingredientes con acción antiinflamatoria que mejoran, de esta manera, las paredes vasculares. Con el uso y elección de estos complementos, al igual que con otros, siempre es recomendable consultar con profesionales de la salud que evalúen la idoneidad de cada complemento para cada persona y las posibles interacciones con otros medicamentos o complementos que se puedan tomar.

En nuestra tienda on line disponemos de varios complementos alimenticios que mejoran la circulación tanto general como periférica. Puedes ver aquí todos los productos que tenemos destinados a mejorar la circulación. Y, en concreto, disponemos de un producto especialmente ideado para luchar contra el síndrome de Piernas cansadas gracias a su completa composición de plantas que mejoran la circulación vascular y venosa, la circulación sanguínea periférica y cerebrovascular y favorecen la depuración y la producción y calidad de la sangre. Circucomplet se compone de olivo, salvia roja, espino albar, rusco, ajo negro, jengibre, ginkgo biloba, uva, cúrcuma… entre otros. En definitiva, un potente complejo que resulta de gran ayuda en la lucha contra el Síndrome de piernas cansadas.

 

Referencias

Asesoramiento médico: Pascale Pech (Osteópata, nutricionista, fitoterapeuta)
Imágenes: Freepik

Polen, propóleos, complementos alimenticios y otros productos. ¡Todo para tu salud!

Enlaces rápidos a temas de interés

Boletín

Introduce tu mail y regístrate para recibir nuestro boletín con novedades, actualizaciones y una serie de contenidos de gran interés.


© ESENCIALMA S.L. (Barcelona) 2016 - Distribuidor oficial en España del Polen en estado fresco patentado por Percie du Sert.


Prohibida la reproducción total o parcial de las imágenes, textos, ilustraciones y conceptos gráficos de esta web sin la autorización expresa de ESENCIALMA, S.L.

 

Mapa Web | Registro | Contacta


 
Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y optimizar su navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de Cookies. OK |