Articulaciones, mecánica de alta precisión

por | 9 Jun 2020 | Fitoterapia, Osteopatía, Reportajes

ÍNDICE DEL REPORTAJE

– Articulaciones
– Colágeno
– Tipos de articulaciones
– Afecciones y agravantes
– Soluciones al alcance de nuestra mano para cuidar las articulaciones
– Complementos alimenticios

Huesos, músculos, nervios, órganos internos… ¡y articulaciones! En ocasiones son las grandes olvidadas del cuerpo humano cuando su función es importantísima, ya que representan el punto de unión entre dos o más huesos /cartílagos (o partes de los mismos) del esqueleto humano. Esta coyuntura es la que permite realizar diferentes movimientos mecánicos gracias a sus tejidos duros que permiten la elasticidad, plasticidad y flexibilidad del cuerpo. Estos tejidos se denominan cartílago articular.

Los cartílagos están compuestos por una red de fibras de colágeno tipo II y proteoglucanos producidos por los condrocitos y, es precisamente el colágeno, el encargado de mantener la integridad del tejido, siendo firme a la par que flexible, para permitir la movilidad. Las principales funciones de los cartílagos y esenciales para el esqueleto son:

  • Permitir el desplazamiento de los huesos sin rozarse para que se pueda producir el movimiento. Ejemplo básico: doblar y estirar la pierna (articulación en la rodilla).
  • Amortiguar la sobrecarga sobre los huesos en contacto. La elasticidad de los cartílagos es la que facilita el movimiento al saltar, al correr… y reduce el impacto de posibles golpes.
  • Proteger los huesos. Al evitar el rozamiento y el contacto óseo en los desplazamientos, se preserva su calidad y se previene el desgaste. Esta función es importante para aquellas articulaciones móviles pero también para las que son fijas.

 

Una vez hecho el retrato de las articulaciones, ¿se pueden identificar en el cuerpo? Veamos: tobillos, rodillas, cadera, hombros, codos, muñecas, cuello… ¿cuántas son? ¿Una decena? ¿Una docena? No. Quizás las mencionadas sean las más fáciles de identificar por su notorio uso diario pero lo cierto es que un cuerpo humano tiene 360 articulaciones distribuidas de la siguiente manera: 86 en el cráneo, 6 en la garganta, 66 en el tórax, 76 en la columna vertebral y pelvis, 31 en cada una de las extremidades inferiores y 32 en cada una de las extremidades superiores. Cifras que demuestran (como en multitud de ocasiones) que lo que percibimos en nuestro propio cuerpo es muchas veces únicamente la punta del iceberg y que el esqueleto humano funciona con un perfecto engranaje de gran precisión.

 

COLÁGENO

Conocer en detalle la composición del colágeno que conforma los cartílagos servirá para dos objetivos: escoger alimentos para su consumo que contengan los mismos aminoácidos o más acordes con su composición; y, en el caso de optar por un complemento alimenticio, escoger aquel que pueda repercutir de forma más favorable en beneficio de la articulación. Ambos temas, nutrición y complementos alimenticios se tratarán en detalle unas líneas más abajo.

El cartílago articular presenta en su composición solo un 5% de componente celular entre ellas: condrocitos, condroblastos, fibrocitos y fibroblastos; donde los condorcitos son los responsables de la síntesis de proteoglicanos de la matriz extracelular, y de los fibrositos y fibroblastos de las fibras de colágeno presente en la misma.

 

Por otro lado la matriz extracelular representa el 95% del tejido cartilaginoso, y está compuesta aproximadamente por un 15% de proteoglicanos, mayoritariamente glucosaminglicanos, que forman principalmente cadenas de ácido hialuronico. Sus principales funciones son las de regular la cantidad de agua dentro de la matiz extracelular y por ende del tejido cartilaginoso, teniendo así una importante participación en las propiedades mecánicas y de lubricación del cartílago. También esta compuesta por unos 15% aproximadamente de fibras de colágeno tipo II encargadas de formar una red y brindar sostén al resto de los elementos del tejido cartilaginoso. El resto esta constituido por agua, entre un 65% al 80%, que es mantenida dentro del cartílago por los glucosaminglicanos, que forman principalmente cadenas de ácido hialuronico y condointrin sulfato*

 

TIPOS DE ARTICULACIONES

Las 360 articulaciones del esqueleto humano se pueden dividir en función de determinadas variables:

  • Según su composición y la histología del tejido que las conforma, las articulaciones pueden ser:
    • FIBROSAS. En este caso, el tejido fibroso mantiene unidas las articulaciones y se compone principalmente de colágeno. A su vez, las fibrosas se subdividen en:
      • Suturas. Ej. uniones fijas entre los huesos planos del cráneo. En los recién nacidos, las fontanelas son zonas más flexibles y blandas del cráneo, previo a que se conviertan en suturas como parte del desarrollo normal. Y esas fontanelas son las que permiten su adaptación a través del canal del parto y, a la vez, permiten a los osteópatas trabajar sobre ellas (durante los primeros meses de vida) cuando existe alguna afección craneal en los neonatos.
      • Gónfosis. Ej: las articulaciones que conectan de forma fija los dientes con los huesos maxilares.
      • Sindesmosis. Ej: la unión entre la tibia y la fíbula en la pierna. En este tipo de articulaciones, los huesos se encuentran unidos mediante una membrana.
        • CARTILAGINOSAS. En este caso, las articulaciones se mantienen unidas mediante un tejido hialino o fibrocartílago. A su vez se subdividen en:
          • Sincondrosis. Ej: la unión entre la epífisis y la diáfisis de un hueso (tejido hialino osificado); o unión entre costillas y esternón (permanente).
          • Sínfisis. Pueden ser de tejido hialino o de fibrocartílago. Ej: la unión de los dos huesos de la pelvis, la sínfisis púbica.
        • SINOVIAL. Son aquellas articulaciones llenas de líquido sinovial (producido por la membrana sinovial), que actúa como si de un lubricante se tratara para, de esta manera, ayudar que el movimiento se realice con mayor facilidad. De este tipo son las principales articulaciones del cuerpo: cadera, hombros, codos, rodillas, muñecas y tobillos. Son las articulaciones móviles que la mayoría de personas tienen en mente cuando se mencionan los cartílagos.

 

  • Según la función que las articulaciones realizan, pueden ser de tres tipos:
    • Sinartrosis. Son articulaciones inmóviles, sin ningún tipo de movimiento, por ejemplo, las de los huesos del cráneo.
    • Anfiartrosis. Son articulaciones cartilaginosas semimóviles de movimientos limitados como, por ejemplo, las existentes entre las vértebras de la columna.
    • Diartrosis. Son articulaciones móviles, sinoviales, con un amplio rango de movimientos y que se subdividen en varios tipos, dependiendo del tipo de movimiento que se realice: de bisagra (por ejemplo, el codo), plana o deslizante (por ejemplo, tarso en el pie), pivote (por ejemplo, unión entre la primera y la segunda vértebra), condiloide o elipsoidal (por ejemplo, metacarpo-falangeal), en silla de montar (por ejemplo, entre el primer metacarpo -del pulgar- y el hueso trapecio del carpo) y esférica (por ejemplo, la cabeza del fémur en la pelvis).

 

AFECCIONES Y AGRAVANTES

Una articulación deteriorada, lesionada, inflamada o dañada puede causar síntomas como dolor y limitación de movimiento. Pero, además, existen varios factores que pueden provocar disfunciones en las articulaciones:

  • La artrosis es una enfermedad que provoca el deterioro del cartílago articular. A medida que éste va desapareciendo, los huesos se van desgastando por el roce y aparece el dolor. Pero además, ante la ausencia de cartílago, el hueso también reacciona creciendo por los lados (osteofitos) produciendo la deformación de la articulación.
  • Algunos problemas comunes en los cartílagos tienen su origen en las lesiones, fruto de la práctica de deporte. Es bastante habitual como los runners pueden llegar a experimentar dolor en las articulaciones de las rodillas, a causa del impacto de sus movimientos. Otros deportes de alto impacto son fútbol, baloncesto, tenis o pádel, por eso es necesario tomar precauciones extra para proteger las articulaciones mientras se practican.
  • Obesidad. Se tiende a pensar que a mayor peso que tiene una persona, mayor será el esfuerzo que deben hacer las articulaciones, músculos y huesos para realizar movimientos; pero lo cierto es que existen otros factores que relacionan la obesidad con la degeneración de las articulaciones:

 

El tejido adiposo (grasa) está formado por millones de millones de células llamadas adipocitos. Las últimas investigaciones han empezado a esclarecer cómo las respuestas inadecuadas a altos niveles de glucosa y citocinas (sustancias del sistema inmunológico) de los adipocitos destruyen las articulaciones. Como reacción a estos compuestos, los adipocitos forman grandes cantidades de sustancias propias llamadas adipocinas.”

 

El vínculo entre obesidad y OA [Osteoartritis] es realmente complicado. Los adipocitos secretan muchas adipocinas, una de las cuales es leptina, la cual regula el metabolismo y el peso corporal. Los investigadores deben descubrir si la leptina y otras adipocinas relacionadas pueden dañar el cartílago directamente o si actúan como intermediarias.” **

  • Alimentación no-equilibrada. Una persona puede no padecer obesidad, pero aún así alimentarse de una forma tóxica. El consumo excesivo de grasas, lácteos, cereales mutados o alimentos procesados puede conllevar el deterioro de las articulaciones del esqueleto óseo. La relación causa- efecto sería que todos los alimentos mencionados tienen la capacidad de producir inflamación, en diferentes niveles, dentro del organismo y es este desequilibrio el que dañaría las articulaciones.

  • Edad. El organismo se deteriora de forma lógica con el paso de los años. Y aunque el componente genético puede jugar un papel importante en algunas enfermedades, un tanto por ciento muy elevado de enfermedades se pueden evitar o retrasar su aparición mediante un estilo de vida saludable: ejercicio, nutrición, reducción del estrés, sueño reparador…

 


SOLUCIONES AL ALCANCE DE NUESTRA MANO PARA CUIDAR LAS ARTICULACIONES

… y para evitar o retrasar enfermedades como la artrosis.


– Higiene postural.

Esta definición rimbombante se refiere únicamente al cuidado con el que se adoptan ciertas posturas (algunas de forma inconsciente o por inercia) a lo largo del día. Ser conscientes de las posturas del propio  cuerpo repercute directamente en el cuidado ya no sólo de articulaciones, sino también de músculos y huesos previniendo lesiones y futuras afecciones. Un ejemplo entre mil es mantener la espalda en una postura relajada pero recta sin curvaturas que fuercen las articulaciones.

– Ejercicio.

El ejercicio de forma regular es indispensable para mantener un óptimo estado de salud físico y mental (ya que éste genera endorfinas) y, de hecho, existen muchos más deportes considerados de bajo impacto para las articulaciones que de alto. Son beneficiosos para el organismo: natación, golf, equitación, ciclismo, senderismo, yoga, tai chi… Cualquiera de los deportes de alto impacto mencionados en líneas anteriores también se pueden practicar, únicamente hay que tener en cuenta una serie de consideraciones extra para proteger las articulaciones y no dañarlas.

– Dieta saludable.

Donde las grasas, lácteos, cereales mutados o alimentos procesados tengan una presencia nula o muy reducida para de esta manera evitar la inflamación del organismo. Unas líneas más abajo entramos en detalle en este tema.

– Uso consciente y discriminado de medicamentos. Este punto es controvertido…

Desde nutriSapiens jamás recomendaremos a nuestros pacientes de la consulta de Osteopatía y a lectores de nuestra web que prescindan totalmente de medicación prescrita por un médico. Ahora bien, sí que vamos a luchar siempre con el objetivo (y por ello esta web) de que cada persona conozca su organismo, tenga toda la información que necesita y, en función de eso, tome una decisión personal y justificada sin presiones de ningún tipo, sean profesionales de la salud o no. El quid radica en que sean decisiones conscientes y no dictadas (sin posibilidad de diálogo) con un facultativo médico.

En nutriSapiens también opinamos que la sociedad occidental actual está medicalizada en exceso y que ante cualquier molestia corporal se recurre al consumo de medicamentos químicos sin valorar (por desconocimiento o por rechazo) otras opciones. Y al hacer referencia a la medicalización de la sociedad, nos referimos a que es más fácil, rápido y barato tomar un medicamento que implementar un estilo de vida saludable.

Aclarado lo anterior… somos conscientes de la rapidez y efectividad de los medicamentos de laboratorio, de la misma manera que somos conscientes del efecto que puede llegar a tener en el organismo y que, de hecho, ya se menciona en los prospectos en cuanto a efectos secundarios, contraindicaciones… y que todo el mundo puede leer. Está a su alcance. Y, para retomar con el tema de las articulaciones… los residuos que los componentes químicos dejan en el organismo, así como su efecto sobre órganos y vísceras, cuando es de forma acumulada, pueden llegar a afectar a las articulaciones.

 

Nutrientes

Hay nutrientes que favorecen la nutrición del hueso, el metabolismo óseo, la protección del cartílago y su mantenimiento, como las vitaminas C, D y E, principalmente. Por otro lado, oligoelementos como el selenio, el zinc, el cobre, fósforo, magnesio, silicio, azufre y el manganeso, así como los ácidos grasos poliinsaturados, ayudan a la producción de colágeno y a la preservación del cartílago.

A continuación se detallan una serie de alimentos que pueden resultar de ayuda en la regeneración de articulaciones, por su composición nutricional y aportes. Mención aparte merecen algunos de ellos que contienen los aminoácidos precursores del colágeno, esencial en la composición del cartílago articular: glicina, prolina, treonina y lisian, como las legumbres, los espárragos, las nueces y las semillas. Y otros, son productos ricos en azufre: apio, pepinos, ajos y cebollas; que ayudan a disminuir el dolor y la inflamación.

 

ALIMENTOS

NUTRIENTES
(vitaminas, aminoácidos, minerales)

Aceites vegetales

Vitamina E

Almendras

Vitamina E. Magnesio. Calcio.

Anacardos

Cobre. Magnesio. Fósforo. Zinc. Selenio.

Brócoli

Vitamina A, B3 y C. Calcio. Potasio. Fósforo. Magnesio. Hierro.

Champiñones

Vitaminas B y C. Calcio. Potasio. Fósforo. Magnesio. Hierro. Yodo. Zinc.Selenio.

Cítricos

Vitamina C

Col rizada

Vitamina K

Coliflor

Vitamina C y del complejo B. Ácido fólico (B9).

Espinacas

Vitaminas A, C, E, K, B2 y ácido fólico (B9). Flavonoides y carotenoides (luteína y zeaxantina, neoxantina).

Frambuesas

Vitamina C. Ácido fólico.

Gamba y cangrejo

Selenio

Garbanzo

Vitamina B6, C y E. Ácido fólico (B9). Calcio. Triptófano.

Guisantes

Vitamina C, B1 y ácido fólico (B9). Hierro. Fósforo. Potasio. Magnesio. Calcio.

Higos

Vitaminas A y C. Hierro.

Huevos

Vitamina A, E, B2 y B12. Hierro. Zinc. Selenio. Biotina. Colina Fósforo. Vitamina D (sólo la yema).

Jengibre

Vitamina C y B6. Calcio. Fósforo. Potasio. Magnesio. Zinc.

Leches vegetales

Calcio

Lentejas

Vitamina del grupo B y ácido fólico (B9). Cobre. Hierro. Zinc. Potasio. Calcio. Magnesio. Fósforo. Selenio.

Manzanas

Vitamina C y del grupo B. Licopeno. Calcio. Fósforo.

Mejillones

Vitaminas A, B9 (ácido fólico), B12 y C. Zinc. Selenio. Magnesio. Hierro. Fósforo.

Moras

Vitaminas A, B1, B2, B3, B6, C, E K. Potasio. Licopeno. Ácido fólico.

Nueces

Vitaminas A, B y C. Selenio. Potasio. Magnesio. Fósforo. Azufre. Hierro. Calcio. Cobre. Zinc.

Patatas

Vitamina B1, B3 y B6.

Pimienta negra

Cromio. Potasio. Magnesio. Calcio. Zinc. Hierro.

Pimientos

Vitamina C. Aminoácido L-Arginina.

Productos de soja

Calcio

Salmón

Vitamina D

Tomates

Vitamina A, C, grupo B y E y ácido fólico (B9). Potasio. Fósforo. Magnesio. Hierro.

Zanahorias

Vitamina A

 

 

COMPLEMENTOS ALIMENTICIOS

En algunos casos, sobre todo cuando las articulaciones ya sufren un desgaste importante es necesario suplementar la alimentación con complementos naturales (no-químicos) que aporten ese extra necesario. Y, al igual que con la alimentación, estos productos deben basar su composición en los nutrientes esenciales para el desarrollo y/o regeneración del cartílago.

Algunos de los complementos nutricionales más utilizados son los que tienen como ingrediente principal uno de los siguientes (o varios combinados):

 

CÚRCUMA

Se utiliza desde hace miles de años en medicinas ancestrales con diferentes aplicaciones. En el caso de las articulaciones resultan muy interesantes sus propiedades antiinflamatoria, analgésica y antioxidante que colaboran en la preservación de las articulaciones y en el tratamiento de algunas de sus afecciones.

MAGNESIO

Al igual que la cúrcuma también posee una acción antiinflamatoria (entre otras) pero además interviene en el proceso de formación de masa ósea. Así, fortalece los huesos pero también protege los tejidos

AZUFRE

El azufre orgánico, concretamente, resulta esencial para el cuidado de las articulaciones. El sulfato de condroitina y sulfato de glucosamina forman parte del colágeno y son sustancias producidas de forma natural en el organismo, en cambio, el azufre, aunque también forma parte del colágeno, no se encuentra de forma natural en el organismo, por ello se suele optar por el consumo de un suplemento.

VITAMINA D

Existen dos formas de obtener vitamina D: bien por exposición al sol o bien mediante consumo (ya sea de alimentos o de complementos alimenticios). La cuestión es que se han establecido relaciones directas entre la deficiencia de de vitamina D en el cuerpo y síntomas físicos como dolores musculares y en las articulaciones; y también mentales. Por ello, un aporte de esta vitamina ayudaría a reducir dichos síntomas.

 

 

Concretando en cuanto a complementos alimenticios, en nuestra tienda on line disponemos de un complemento cuyo ingrediente principal y casi exclusivo es la cúrcuma: Curcufit. También disponemos de vitamina D para mantener un óptimo sistema óseo, muscular e inmunitario.

Pero, sin lugar a dudas, nuestro producto más vendido y  mejor valorado por nuestros clientes gracias a su composición es el JWMax, puesto que sus propiedades se concentran específicamente en el cuidado de las articulaciones.

Y, esto es así, porque si se atiende a su composición se puede apreciar como todos sus ingredientes actúan de forma directa en las articulaciones: Sulfato de Glucosamina y Sulfato de Condroitina (presentes en el cartílago articular tal como se mencionaba en la composición del colágeno), MetilSulfomilMetanox (MSM) (azufre orgánico biodisponible), Colágeno, Inulina, Ácido Hialurónico (presente en el cartílago articular), Vitamina C y Vitamina D.

 

Fuentes y referencias

*  Zachazewski, James. Athletic Injuries and Rehabilitation. Saunders company. 1996
** Obesidad y Osteoartritis.
Arthritis Foundation

Fotos: Dreamstime

Artículos relacionados

Especias: un gran mundo de color, sabor y aroma

Especias: un gran mundo de color, sabor y aroma

Las especias son sustancias vegetales (plantas, flores y hierbas) que se utilizan en la cocina para sazonar, condimentar y dar sabor y aroma a los alimentos. Quizás nos vengan a la mente sólo una docena de ellas, pero existen centenares y con este reportaje iniciamos una serie de artículos para conocerlas todas y profundizar más en ese mundo milenario.

leer más
¿Por qué es imprescindible que las abejas no se extingan?

¿Por qué es imprescindible que las abejas no se extingan?

Que las abejas son imprescindibles para el ecosistema es una máxima que quizás ya se haya popularizado, pero en este reportaje queremos ahondar en detalle en el porqué su existencia es tan vital. Por ello, intentamos abarcar todos los factores involucrados para conseguir entender cuál es la situación real actual de estos insectos.

leer más
10 formas sanas de cocinar

10 formas sanas de cocinar

La calidad de los alimentos que se escogen en el consumo diario es relevante para crear y preservar un óptimo estado de salud. Pero no sólo eso, la forma en la que se cocinan dichos alimentos también es de vital importancia para que el organismo pueda aprovechar al máximo todos sus nutrientes.

leer más
Añadirlo a la lista de espera Le informaremos cuando el producto llegue en stock. Por favor, deje su dirección de correo electrónico válida a continuación.