¿Por qué no interesa la prevención de enfermedades? El caso de la dieta Seignalet

1 Jun 2017 | Nutrición, Reportajes

La dieta Seignalet es una pauta alimenticia creada por el doctor Jean Seignalet (1936-2003) que ha demostrado su acción preventiva y/o curativa en un número importante de enfermedades.

El Dr. Seignalet aconseja la vuelta a una alimentación de tipo ancestral: su dieta se basa en una dietética cualitativa y descarta los alimentos considerados como potencialmente nocivos para el organismo humano. Son catalogados como estos últimos todos aquellos alimentos cocidos a alta temperatura y también el trigo, los cereales mutados y los productos lácteos. En cambio, en esta dieta se favorece  el consumo de alimentos ecológicos ya que carecen de pesticidas y conservantes, sustancias consideradas como fuente de intoxicación para el cuerpo. El Dr. Seignalet denomina este método nutricional de diferentes maneras: dieta ancestral, dieta hipotóxica o alimentación de tipo original.

Para construir su programa alimentario, su creador se ha inspirado en la dieta paleolítica, en la instintoterapia (de Guy-Claude Burger) y en la dieta de la Doctora Kousmine que fue la primera en defender la supresión de productos refinados en la alimentación.

Unos inicios luchando contra lo establecido

El doctor Jean Seignalet fue un profesional que vinculó gran parte de su vida al área médica de la trasplantación renal en la región de Montpellier (en el sur de Francia). Su trabajo consistía en el análisis biológico necesario para detectar la compatibilidad posible y necesaria entre los órganos disponibles para ser trasplantados. Posteriormente, orientó su carrera hacia el campo de la nutrición gracias a sus investigaciones previas en inmunología.

También ha elaborado teorías sobre las relaciones entre la alimentación y la aparición de varias patologías. En su práctica clínica ha comprobado sus teorías con sus pacientes utilizando su dieta hipotóxica. Después de 230 publicaciones en francés y en inglés, entre las cuales destacan 78 obras internacionales de sus trabajos sobre la histocompatibilidad y su primer libro sobre “Le groupage HLA en rheumatologie” (El grupo HLA en reumatología, Ed. Masson, 1985), publica un segundo libro destinado al público en general bajo el nombre de  “La alimentación, la 3ª medicina” Ed. RBA.

Este libro expone los principios del método dietético del doctor Seignalet, los mecanismos que explican cómo unos alimentos influyen en varias patologías y los resultados que ha observado en sus pacientes después de realizar el cambio nutricional propuesto. Estos resultados se han clasificado por patologías e incluso algunas de ellas son patologías que la medicina alopática (la convencional) no ha podido tratar. Pues bien, el seguimiento estricto de la dieta Seignalet ha demostrado que estas patologías mencionadas remitían.
La obra “La alimentación, la 3ª medicina. Cómo tratar enfermedades mediante una correcta alimentación.” no tiene por objetivo aportar una prueba científica de las teorías planteadas, pero sí se propone abrir campos de investigación que permitan contemplar otra manera de considerar la salud, con una visión preventiva. Es decir, prevención para evitar un posterior tratamiento cuando la dolencia ya se ha desarrollado. Pero, en este sentido, es muy fácil presuponer después de haber reflexionado que cambiar de alimentación y encontrarse bien solamente teniendo en cuenta los alimentos que ponemos en nuestro plato no goza del beneplácito unánima ya que esto no permite vender medicamentos.

 

Christophe Pech y Pascale Pech, los administradores de nutriSapiens.com hemos tenido como profesor al Dr. Jean Seignalet y nos gustaría compartir con vosotros la experiencia vivida porque realmente resulta muy esclarecedora. En primer lugar confirmamos que el Dr. Seignalet sufrió muchas presiones por parte del colectivo médico y esta oposición se materializó en acciones que le impedían poner su dieta al alcance del público general. No hay que olvidar que, en muchos casos, el colectivo médico está supeditado a los intereses privados de los laboratorios farmacéuticos.

Cortada una vía de difusión, se buscó otra y se intentó implantar este tipo de dieta en los hospitales para demostrar su eficacia en pacientes voluntarios que sufrían de una enfermedad reumatológica denominada espondilitis anquilosante. Hubo una reunión entre el Dr. Seignalet como especialista de inmunología con los profesores de reumatología y fueron estos últimos los que aludieron, como excusa a su rechazo a la propuesta, que el Dr. Seignalet no podía probar la dieta en sus pacientes porque él no era especialista en reumatología. Asimismo, ellos se negaban a probar esta dieta como parte de su protocolo en el tratamiento de este tipo de enfermedades. Ante esto, el Dr. Seignalet convencido de la eficacia de su propuesta y resuelto a demostrarla estudió y obtuvo un certificado en reumatología. Pero este hecho no cambió nada y se mantuvo la negativa a aplicar su dieta.

Ante esto, al doctor Jean Seignalet sólo le quedó la opción de proponer esta dieta a pacientes suyos que obviamente obtuvieron resultados muy satisfactorios tras ella. Poco a poco empezaron a acudir a él pacientes que venían buscando un cambio de dieta para mejorar un problema de salud concreto. Y fueron estos tipos de pacientes que acudían a él de forma voluntaria lo que permitió realizar fichas de observación con un número importante de pacientes y, por lo tanto, demostrar de forma estadística que la dieta Seignalet sí funcionaba.

Mi propia experiencia

Como terapeuta de medicina natural, considero que es muy importante poner al alcance de la gente una posibilidad de autocurarse. Hipócrates en su tiempo (siglo V a.C.) ya proclamaba: “que tu alimento sea tu medicamento” así que, al fin y al cabo, el Dr. Seignalet no ha inventado una manera de comer nueva sino que ha utilizado su sentido común para hacer accesible a toda la gente una información que les permite decidir cambiar su alimentación con el fin de mejorar notablemente su salud. Personalmente, he tratado a muchos pacientes con esta dieta y aunque, a veces, resulta un poco difícil de aplicar, siempre hay una manera de adaptarla para obtener los máximos beneficios sin que el paciente sienta ningún tipo de restricción  extrema en su forma de alimentarse.

En toda mi vida profesional todavía no he conocido ningún caso que, practicando este tipo de alimentación, se encuentre mal. En cambio, en todos los casos hay una remisión de la sintomática o, como mínimo, una mejoría. Siempre propongo a mis pacientes más reacios probar esta dieta únicamente un mes y ver qué ocurre. Durante este mes, los pacientes ya empiezan a experimentar una mejoría y la persona se encuentra menos hinchada y más animada. Esta rápida mejora influye en el ánimo de la persona e incrementa sus ganas de continuar con este sistema de alimentación. En ocasiones, según la patología o enfermedad se puede tardar hasta un año en hacer desaparecer el problema pero la mejoría se nota muy pronto y esto alienta a los pacientes a continuar.

Todo lo que he contado hasta el momento es fruto de mi propia experiencia y lo hago con el objetivo y el anhelo de animar a otras personas a que prueben la dieta Seignalet. Las personas o colectivos que critican esta dieta siempre arguyen el mismo tema: “No se ha demostrado científicamente la eficacia de esta dieta”. Cierto, pero hemos visto que estadísticamente, sí se ha demostrado su eficacia y se sigue haciendo día tras día.

Por otro lado, a estos argumentos sin peso también les contestaríamos lo siguiente: hay muchos medicamentos que cuentan con la autorización necesaria para su puesta en el mercado pero que  utilizan estudios de inocuidad y de eficacia incompletos y, además, estos medicamentos autorizados se llegan a recetar a personas enfermas que luego sufrirán efectos secundarios muy dañinos para su organismo y, en casos extremos, mortíferos. ¿Acaso una dieta equilibrada como la del doctor Seignalet representaría un peligro para la gente cuando los que la prueban, si lo hacen de manera estricta, se curan o, como mínimo, mejoran de forma notable?

Uno de los puntos más controvertidos del sistema dietético del doctor Seignalet es la supresión definitiva de los lácteos y se cuestiona si esta omisión asegura el equilibrio nutricional necesario para una vida sana. Bien, las respuestas son tan dispares como los intereses que se esconden tras cada una de ellas.

Voy a ser muy clara: ante la pregunta…

“¿ES EQUILIBRADA UNA DIETA SI SE QUITAN LOS LÁCTEOS?”

Respuesta de los especialistas públicos/privados que tienen intereses y/o vínculos económicos con las industrias lecheras: No

Respuesta de especialistas independientes: Sí. Los lácteos no son indispensables para el aporte de calcio. 

Finalmente, queremos invitarte a que le eches un vistazo a la sección de Recetas de esta web porque la hemos diseñado con el fin de demostrar que es posible elaborar platos exquisitos y sanos, según la dieta Seignalet y que no suponen una privación excesiva, en cambio los beneficios son incalculables.

Artículos relacionados

Polen de Jara. Equilibrio intestinal, fuente de salud

Polen de Jara. Equilibrio intestinal, fuente de salud

El polen de Jara (Ciste) conservado en estado fresco lucha contra los desajustes intestinales, favorece el equilibrio interior, dinamiza el organismo y mejora la resistencia. Estos beneficios se obtienen mediante la acción directa del polen fresco sobre el intestino, máximo órgano responsable del refuerzo del sistema inmunitario.
leer más
Para reforzar tus defensas… ¡propolízate!

Para reforzar tus defensas… ¡propolízate!

La llegada de los primeros fríos invernales y las oscilaciones bruscas de temperatura en pocos días hacen estragos entre la población que empieza a sufrir las primeras gripes, constipados y afecciones similares. El invierno se acerca y el sistema inmunitario debe reforzarse para poder hacer frente a los meses venideros en óptimas condiciones. Unas defensas fuertes son la clave para un cuerpo resistente que pueda luchar contra los rigores y enfermedades típicamente asociados al invierno. Y la mejor opción de complemento con diferencia es el propóleos.
leer más
Espirulina

Espirulina

ASN Leader es la empresa que cultiva y comercializa la espirulina que vendemos en nuestra tienda siguiendo los más altos estándares de calidad. Es por eso que, a continuación, se detalla toda la información procedente de esta empresa que expone todos los estudios realizados, así como referencias y beneficios de este superalimento.
leer más
Avísame cuando esté disponible Te informaremos cuando el producto esté en stock. Simplemente deja una dirección de correo electrónico válida a continuación.
Email Cantidad No compartiremos tu dirección con nadie más.