Propóleos. Una fuente de beneficios inagotable

1 Mar 2015 | Propóleos, Reportajes

Se conocen las ventajas de la miel, del polen fresco y de la jalea real, para utilizarlos regularmente. Pero, en este contexto, aparece el propóleos como otra de las riquezas que ofrecen las abejas y cuyos beneficios pueden ser incluso superiores a los de los productos mencionados. El propóleos es una resina pegajosa y translúcida, de un color similar al ámbar. Esta sustancia la obtienen las abejas de las yemas de los árboles  (el 95% del propóleos europeos procede del álamo) y luego la procesan en la colmena. El resultado que deriva es un potente antibiótico con el que cubren las paredes de la colmena, taponando las grietas o alzándolo como una barrera para reducir la abertura de su casa, con el fin de combatir las bacterias y hongos que puedan afectarla.

La cantidad promedio de propóleos que las abejas pueden producir por colmena durante un año depende de la raza del insecto, aunque suele estar entre los 150 g y los 300 g. La resina se recolecta al inicio de la primavera, ya que es necesaria en la colmena durante los meses más fríos. Hasta ahora la recolección consistía en un procedimiento similar a un raspado, con el inconveniente de que la sustancia resultante contenía bacterias, virutas de madera y otro tipo de sustancias no adecuadas para el consumo humo. Pero, actualmente, se ha modificado el sistema y el actual ofrece todas las garantías necesarias y de aprovechamiento de esta sustancia.

Fotos: Pollenergie

El apicultor coloca una plancha plástica perforada sobre los cuadros de la colmena; en el momento de recolección, se introduce en un congelador hasta que el contenido se congele y así poder retirarlo más fácilmente; y, por último, se sumerge en agua caliente para separar el propóleos de la cera, las abejas muertas o restos de otros animales. En este momento el propóleos se presenta como una sustancia similar a una goma de mascar. Posteriormente, toma una forma granulosa y floja, de color ligeramente oscuro.

BENEFICIOS DEL PROPÓLEOS

El propóleos engloba una multitud de sustancias activas, de hecho, en este momento se han identificado más de 300. Contiene materias colorantes, los flavonoides, que son las más activas en la función antiséptica. Además de esta sustancia, contiene resinas y bálsamos (un 50%), cera de abeja (un 30%), aceites esenciales (un 10%), polen y diversos materiales minerales: aluminio, plata, bario, boro, cromo, cobalto, estaño, hierro y muchos otros. También contiene pro-vitamina A y vitaminas del grupo B, especialmente B3.

En su conjunto, se trata, a grandes rasgos, de compuestos anti-bacterianos, anti-fúngicos, anti-inflamatorios, anti-oxidantes, anti-virales, ácidos aromáticos,  y moléculas, ya utilizadas en oncología en el acompañamiento de la quimioterapia, sobre todo en los Estados Unidos. Del tratamiento con esta sustancia, por lo tanto, se obtienen beneficios que afectan principalmente a las vías respiratorias, pero también al aparato circulatorio, al digestivo y tiene aplicaciones en odontología y dermatología.

Enfermedades respiratorias, dermatología y otras afecciones

Entrando más en detalle, se conoce que, desde tiempos remotos, se utiliza el propóleos para tratar catarros de las vías respiratorias altas, gripe, sinusitis, otitis, laringitis, bronquitis, asma bronquial, neumonía crónica y tuberculosis pulmonar. También se ha utilizado en dermatología para el tratamiento de abscesos, forúnculos, sabañones, herpes Zóster, grietas y verrugas, entre otros daños de la piel. La capacidad de esta sustancia para estimular el crecimiento celular y la producción de colágeno y elastina, hacen que los traumatismos de la piel como quemaduras, laceraciones o cirugías, entre otros, tengan una cicatrización más rápida, sin inconvenientes pero, sobre todo, casi sin dejar marcas.

Y todos estos tratamientos son posibles gracias a algunas de las propiedades medicinales que se le atribuyen al propóleos. Científicamente se han demostrado 20. El propóleos es antioxidante, que significa que realiza una limpieza y desintoxicación de las células sin permitir que se “oxiden” y, por lo tanto, al estar éstas limpias y sanas no pueden ser infectadas por virus ni desarrollar tumores. Por este motivo, se considera que el propóleos también es antiviral. Pero son otras las propiedades con las que también cuenta: es antibacteriano, antimicótico, anticolesterolémico, antiparasitario, antiinflamatorio  (entre otros beneficios, una investigación ha demostrado que el propóleos disminuye considerablemente los efectos de la artritis en los ratones después de quince días de cura), antitóxico, antialérgico, analgésico, anestésico, antituberculoso, citostático, desodorante, epitelizante, estimulante de la inmunogénesis, fitoinhibidor, hemostático, hipotensor y termoestabilizador.

Fundamentalmente el propóleos es un magnífico biorregulador, rehaciendo la capacidad de defensa, funcionamiento y adaptación del organismo, contribuye a la curación de estados anémicos, previene la arteriosclerosis e incrementa la capacidad inmunológica del organismo.

Las monodosis de propóleos, que puedes encontrar en nuestra tienda, facilitan el consumo, además son reciclables y más aprovechables puesto que permiten fraccionar las tomas de esta sustancia. El propóleos se muestra activo a partir del equivalente de 40 gotas al día que se corresponde con una dosis. En este sentido, el efecto cantidad es importante, ya que ciertos experimentos han demostrado que doblar, e incluso triplicar, esta dosis diaria permite obtener mejores resultados.

El propóleos, aplicado localmente actúa inmediatamente como antiséptico pero tiene, en cambio, una acción de “retraso” en su toma oral y comienza a mostrar sus efectos, verdaderamente, sólo después de 10 días de cura. Por lo tanto, si se toma propóleos para combatir un resfriado, la resistencia al siguiente será mucho mayor.

PLAN DE ATAQUE BÁSICO

Cuando se sufre cualquiera de las afecciones respiratorias, dermatológicas o de otra índole mencionadas con anterioridad se recomienda tomar tres monodosis de propóleos al día e ir disminuyendo la cantidad a medida que se aprecia mejoría del estado de salud.

Las siguientes serían las dosis adecuadas para cada tipo de tratamiento en concreto:

EVITAR DESEQUILIBRIOS Y REFORZAR EL SISTEMA INMUNITARIO

40 días antes de que llegue el invierno, tomar una dosis de propóleos al día durante 20 días. Para las personas de salud frágil es aconsejable renovar este tratamiento cada dos meses.

ANGINAS, RESFRIADOS, RINOFARINGITIS

Tomar una dosis en enjuague bucal, durante 10 días, diluida en un poco de agua muy caliente, para calmar el dolor de forma inmediata. Es importante que el agua no esté fría puesto que en ella el propóleos no se disuelve de manera correcta.
Adicionalmente a la dosis utilizada como colutorio, ingerir tres dosis de propóleos al día hasta notar mejoría de los síntomas.

OTRAS ENFERMEDADES RESPIRATORIAS

Otras enfermedades respiratorias que se pueden tratar con propóleos son afecciones de las vías respiratorias altas, gripe, sinusitis, otitis, laringitis, bronquitis, asma bronquial, neumonía crónica y tuberculosis pulmonar. En estos casos se recomienda tomar tres monodosis de propóleos al día y cuando se note mejoría reducir la cantidad y tomar únicamente dos. Al percibir una recuperación casi total, aunque aún con síntomas, hay que volver a reducir la cantidad de propóleos hasta tomar una única monodosis al día.

CARIES

Aplicar algunas gotas de propóleos sobre el cepillo de dientes o bien depositar una dosis en la boca antes de coger el sueño, cuando la boca se va secando. Además, esta sustancia no sólo combate la caries sino que también actúa contra la placa dental.
Consumo en los niños, mujeres embarazas y/o personas que no pueden consumir alcohol

Para asegurar su estabilidad, el propóleos contiene ciertas dosis de alcohol, por ello, para el tratamiento en niños es aconsejable aplicar la dosis de propóleos sobre una tortita de arroz o de trigo sarraceno y dejarlo reposar durante unas horas, al menos cuatro, para que se evaporen los principios alcohólicos. Con este sistema no se reduce la eficacia del propóleos.

Contenido:
Pollenergie. www.pollenergie.fr
Asesoramiento: Pascale Pech

Traducción: Meritxell Cárdaba

Artículos relacionados

Polen de Jara. Equilibrio intestinal, fuente de salud

Polen de Jara. Equilibrio intestinal, fuente de salud

El polen de Jara (Ciste) conservado en estado fresco lucha contra los desajustes intestinales, favorece el equilibrio interior, dinamiza el organismo y mejora la resistencia. Estos beneficios se obtienen mediante la acción directa del polen fresco sobre el intestino, máximo órgano responsable del refuerzo del sistema inmunitario.

leer más
Para reforzar tus defensas… ¡propolízate!

Para reforzar tus defensas… ¡propolízate!

La llegada de los primeros fríos invernales y las oscilaciones bruscas de temperatura en pocos días hacen estragos entre la población que empieza a sufrir las primeras gripes, constipados y afecciones similares. El invierno se acerca y el sistema inmunitario debe reforzarse para poder hacer frente a los meses venideros en óptimas condiciones. Unas defensas fuertes son la clave para un cuerpo resistente que pueda luchar contra los rigores y enfermedades típicamente asociados al invierno. Y la mejor opción de complemento con diferencia es el propóleos.

leer más
Espirulina

Espirulina

ASN Leader es la empresa que cultiva y comercializa la espirulina que vendemos en nuestra tienda siguiendo los más altos estándares de calidad. Es por eso que, a continuación, se detalla toda la información procedente de esta empresa que expone todos los estudios realizados, así como referencias y beneficios de este superalimento.

leer más
Avísame cuando esté disponible Te informaremos cuando el producto esté en stock. Simplemente deja una dirección de correo electrónico válida a continuación.
Email Cantidad No compartiremos tu dirección con nadie más.