Silicio, mineral esencial para el cuerpo humano

30 Sep 2011 | Nutrición, Reportajes

AUTOR: Santé Naturelle 
Traducción íntegra del francés al castellano.
Traducción: Meritxell Cárdaba y Pascale Pech

– Silicio en el cuerpo humano y en la alimentación
– Asimilación y carencias de silicio
– Beneficios de este oligoelemento
– Fuentes de silicio
– Principales propiedades
– APORTES ALIMENTARIOS
– CARENCIAS (Origen, consecuencias)
– EXCESO
– CASO PARTICULAR: SILICOSIS
– USOS DEL SILICIO ORGÁNICO (Piel, articulaciones, huesos, paredes vasculares, celulitis, prevención del envejecimiento, otras aplicaciones…)
– CONCLUSIONES


 

Foto: Dreamstime

El silicio es un oligoelemento muy presente en la naturaleza en forma de silicatos complejos del grupo de la sílice, constituyentes de varias rocas cristalinas: cuarzo, granos de arena o piedras preciosas. El silicio, además, es el segundo elemento más abundante en la corteza terrestre, después del oxígeno.

El silicio realmente no existe en estado puro y sus formas minerales (sílices y silicatos), sobre todo en la arena y el cuarzo, son muy poco solubles; a su vez se encuentra, en su estado natural en forma oxidada, y es denominado silicio mineral. Así, el silicio orgánico es una molécula orgánica que ha incorporado silicio.

El silicio y el cuerpo humano

El cuerpo humano contiene una media de 7 mg de silicio aunque esta cantidad va disminuyendo con la edad. Los órganos del cuerpo humano más ricos en silicio son la aorta, las otras arterias, el bazo y los músculos.

El silicio entra en la estructura tisular del colágeno (proteína constituyente de muchos tejidos, entre ellos la piel), de la elastina y de las paredes arteriales: esto permite prevenir y evitar las esclerosis por calcificación de los tejidos, proteger la pared interna de las arterias y ayudar al mantenimiento de la elasticidad de la piel. El silicio permite, igualmente, la fijación del calcio y así previene el agotamiento de los huesos y las enfermedades óseas (osteoporosis). La Cantidad Diaria Recomendada (CDR) de este oligoelemento oscila entre los 15 mg y los 40 mg al día.

El silicio en nuestra alimentación

Encontramos el silicio en nuestra alimentación especialmente en los cereales integrales, la piel de las frutas y de las verduras, el ajo, la cebolla, la chalota, las judías blancas y los guisantes. También se encuentra en fuerte concentración en la cola de caballo, ortiga y bambú. En forma soluble, el agua también aporta silicio.

No obstante, la evolución de los hábitos alimentarios y la industrialización caracterizada por la refinación de los alimentos han provocado una disminución del aporte medio de silicio en el ser humano. De hecho, incluso se ha comprobado cómo ha disminuido la cantidad de este mineral presente en el agua, a causa de los tratamientos utilizados en los procesos de potabilidad de la misma.

La difícil asimilación y las carencias de silicio

Foto: Dreamstime

El silicio aportado al cuerpo humano a través de la alimentación se absorbe difícilmente, en consecuencia, el intestino asimila menos de un 10%. El silicio no absorbido, por su parte, se elimina a través de las heces. Esta pérdida antes de la absorción se acentúa cuando la comida es rica en fibras ya que el silicio asimilado se elimina por la orina, pero una parte del asimilado entra en la composición de los cabellos y de los anexos cutáneos (como uñas, vello y pelos). Así que esto constituye también otra forma de pérdida.

Esta difícil asimilación empeora a causa de unos fenómenos fisiológicos que conducen a una disminución de las capacidades de asimilación del silicio cuando se va produciendo el envejecimiento paulatino. En efecto, la cantidad corporal de silicio y su asimilación está relacionada con la importancia del envejecimiento y disminuye de forma irreversible con la edad.

Cuando se establece una carencia de silicio los efectos se hacen notar en el organismo: envejecimiento de la piel y de los vasos sanguíneos, trastornos osteoarticulares y disminución de las capacidades funcionales del organismo, entre otras afecciones. Se puede determinar que la carencia de silicio no es, generalmente, la causa de las primeras perturbaciones pero siempre contribuye a éstas. El silicio constituye entonces un elemento esencial para el buen funcionamiento del organismo.

Beneficios de este oligoelemento

El silicio es un componente necesario para la realización de muchas actividades fisiológicas ya que interviene en la constitución de los huesos, cabellos, uñas, cartílagos y piel.

Foto: Dreamstime

Teniendo en cuenta que el silicio se introduce en la estructura tisular del colágeno (proteína constituyente de muchos tejidos como la piel) y de la elastina, ofrece un triple efecto sobre la piel: tonificante, hidratante y antioxidante. Esto significa que si el organismo carece de silicio puede aparecer sequedad en la piel y, muy a menudo, arrugas. El silicio está generalmente aconsejado para actuar contra las arrugas, las estrías y para mejorar la elasticidad de la piel, en términos generales.

Investigaciones médicas han mostrado, asimismo, que las fracturas óseas se reparan más rápidamente tomando extractos de silicio orgánico en lugar de calcáreo (usado habitualmente). La principal razón es que el silicio es un componente esencial del proceso de osificación, orienta el calcio hacia la mineralización ósea y potencia la disolución de las calcificaciones a nivel de los tejidos blandos.

En ocasiones, los médicos también administran derivados orgánicos de silicio a enfermos que sufren de dolores musculares y óseos. Esto se debe a que, gracias a su acción remineralizante, el silicio permite recuperar una buena movilidad y disminuir el dolor. También es beneficioso en los tratamientos de artritis y artrosis.

El silicio entra en la estructura de las paredes arteriales y ayuda al mantenimiento de su elasticidad. Como hemos mencionado, teniendo en cuenta que la tasa de silicio en el organismo disminuye con la edad, una persona mayor sufrirá más de la disminución de la tonicidad vascular.

Un déficit de silicio orgánico en el organismo aumenta los riesgos de formación de arteriosclerosis, responsable de artritis de los miembros inferiores y de enfermedades arteriales coronarias (angina de pecho, infarto de miocardio), y de algunos accidentes vasculares cerebrales.

Fuentes de silicio

Para responder a una carencia de silicio hay varias soluciones. Primero, a nivel de la alimentación es importante privilegiar los productos no refinados, las frutas y verduras ecológicas, así como un agua rica en silicio. Se puede también optar por complementos a base de plantas ricas en silicio tales como cola de caballo, bambú u ortiga.

Por otro lado, existe toda una gama de productos y complementos alimenticios a base de silicio orgánico que tienen la ventaja de ser fácilmente asimilados por el organismo.

PRINCIPALES PROPIEDADES DEL SILICIO

– Contribuye a la arquitectura y elasticidad del tejido conjuntivo y es esencial en la formación y regeneración de la piel, articulaciones, uñas y cabellos.
– Contribuye a la calcificación ósea
– Contribuye a la cicatrización
– Mantiene la flexibilidad de los vasos y protege las arterias del riesgo cardiovascular.
– Mejora el funcionamiento del sistema inmune
– Mejora el funcionamiento endocrino
– Protege de la inflamación
– Se opone a la proliferación del tejido adiposo
– Protege contra los efectos deletéreos del aluminio (hueso y cerebro)
– Protege contra el envejecimiento tisular.

Obviamente, el silicio no es una sustancia milagrosa que pueda solucionar todos estos problemas ya que las causas de cada uno de ellos acostumbran a ser multifactoriales. Pero, como el silicio sí está implicado en las causas de estos procesos, su presencia será siempre beneficiosa y aún más eficaz cuando una carencia cause la patología.

LOS APORTES ALIMENTARIOS.

La alimentación es fuente de silicio, especialmente los cereales integrales (sobre todo su parte externa y sobre todo del arroz), muchas frutas y verduras, agua mineral, vino… Los productos animales son pobres en silicio.
Entre las plantas destacan las siguientes ricas en silicio: cola de caballo, bambú, ortiga… En la cola de caballo se asimila mejor gracias a la presencia de una proporción de derivados orgánicos ya que el silicio alimentario se encuentra en forma mineral insoluble poco asimilable y una forma soluble más asimilable.

Foto Dreamstime

CARENCIAS

Debido a la disminución fisiológica de las necesidades y de la asimilación con la edad, es normal que se encuentre una menor cantidad de silicio en una persona mayor.
Pero parece ser que hoy en día esta disminución haya sobrepasado los límites fisiológicos puesto que observaciones realizadas han expuesto que la consolidación de fracturas va más lenta que el ritmo de hace unas décadas. Si miramos la evolución alimentaria de los países occidentales, la carencia aparece evidente. Las fuentes naturales como envolturas de cereales, frutas y verduras de calidad, agua de manantial… no están presentes. Los cereales son refinados, las frutas y las verduras son escasas y de mala calidad, el agua es sistemáticamente tratada con aluminio que elimina una gran parte de los silicatos… El equilibrio de las necesidades y de los aportes, frágil debido a la absorción difícil del silicio mineral, es a menudo incorrecto y la alimentación por si sola no lo puede restablecer.

Consecuencias

La carencia de silicio favorece la arteriosclerosis, la hipertensión, los trastornos osteo-articulares y varias degeneraciones relacionadas a una mala calidad de los componentes del tejido conjuntivo. Se acompaña de una disminución de las capacidades funcionales.

EXCESO

La alimentación no puede ser la causa de un exceso de silicio ya que cuando existe un aporte masivo, el exceso se elimina por vía renal. Un exceso solo puede proceder de una insuficiencia renal que no permite la eliminación suficiente.

CASO PARTICULAR: SILICOSIS

La silicosis, debida a la inhalación de polvos que contienen silicio, es una consecuencia del tamaño particular, que genera una reacción inadecuada del sistema de defensa, con una inflamación crónica perjudicial para los pulmones.

USOS DEL SILICIO ORGÁNICO

Las numerosas implicaciones del silicio en varios metabolismos y en la estructura de moléculas esenciales del tejido conjuntivo y la gran frecuencia de las carencias explican los efectos beneficiosos del aporte del silicio orgánico de manera preventiva tanto como de sostenimiento del terreno en muchas situaciones patológicas.

Piel

Se sabe que la tasa de silicio disminuye con la edad y que esta disminución a nivel de la piel va con el envejecimiento.

Su acción es de tres tipos:

  1. Citoestimulante por activación del crecimiento de los fibroblastos con aumento de la síntesis de colágeno y de elastina. Esto devuelve una cierta tonicidad y atenúa las arrugas.
  2. Hidratante a varios niveles, sobre todo restaurando la estructura de la dermis lo que aumenta su capacidad de retención de agua.
  3. Antioxidante, protegiendo los lípidos membranarios de la peroxidación.

De todas estas propiedades proceden sus extensas aplicaciones: ayuda en el tratamiento de cicatrizaciones, psoriasis (el ejemplo de las manos de Loïc le Ribault es llamativo), eccema, acné, quemaduras y quemaduras del sol, grietas, arrugas y otros signos de envejecimiento, caída del pelo, uñas frágiles…

Articulaciones 

Foto: Dreamstime

El efecto beneficioso a nivel de las articulaciones es una de las mayores propiedades del silicio orgánico, particularmente en caso de artrosis pero se aprecia también un efecto con las artritis, sobre todo como anti-inflamatorio.
En África del norte, existe una peculiar tradición que consiste en enterrar en la arena a las personas que padecen reumas. Parece incomprensible que este tipo de remedios pueda funcionar pero la percepción de esta realidad varía cuando se sabe que la arena está recubierta de una película de silicio orgánico (resultados procedentes de los trabajos de Le Ribault). Así, sí se explica.


Huesos 

El silicio es un factor esencial de la osificación, orienta el calcio hacia la mineralización ósea y la disolución de las calcificaciones de los tejidos blandos. Indicaciones: problemas crónicos de desmineralización (después de una corrección de un terreno ácido si hiciera falta), consolidación de fracturas, osteoporosis…


Paredes vasculares 

El silicio favorece la síntesis de los elementos que dan a la pared su flexibilidad, sobre todo la elastina.
Las cantidades bajas de silicio en las paredes vasculares ateromatosas muestran su importancia en este caso y de aquí proceden las indicaciones arteriales y venosas: prevención de accidentes vasculares, arteritis, insuficiencia venosa (varices)…

Celulitis
Del hecho de su desarrollo sobre los adipocitos, a la vez intra y extracelular, el silicio orgánico se opone al desarrollo del tejido adiposo y favorece una regeneración del tejido conjuntivo que corrige el ablandamiento de los tejidos. Estas acciones se indican especialmente en programas de adelgazamiento.

Prevención del envejecimiento
Las causas del envejecimiento son actualmente objeto de varias hipótesis pero la disminución progresiva de silicio en el organismo y las consecuencias derivadas lo erigen como factor esencial de este fenómeno, ya sea esta disminución causa o consecuencia de un mecanismo más general. Pero es evidente que una complementación en silicio restaura funciones diminutas por el envejecimiento y permite ralentizar el proceso.

Otras aplicaciones
Se habla también de otras aplicaciones del silicio orgánico, sin que se hayan hecho estudios de validación al respecto pero, en estos casos, la experiencia actúa como criterio de valoración. Debido a sus propiedades anti-inflamatorias, de restauración de tejidos conjuntivos y de acción estimulante sobre el sistema hormonal y el sistema inmunitario, es obvio que el silicio orgánico puede mejorar muchas cosas.
Incluso en caso de enfermedades degenerativas como el cáncer, experimentaciones realizadas todavía en una fase inicial permiten ser optimistas al respecto, aunque hoy en día no existen pruebas directas de esta eficacia. Sin embargo, si aceptamos la hipótesis de que en los casos de proliferaciones tumorales existe una perturbación de los potenciales de membranas y si admitimos la acción del silicio a este nivel, el efecto beneficioso es evidente, pero seguimos en el campo de las hipótesis.

VARIAS PRESENTACIONES DE SILICIO ORGÁNICO

Administración oral

Se practica de manera habitual en muchos países y se sabe que es inofensiva porque las dosis de uso son fisiológicas y un exceso eventual es a la vez inofensivo y rápidamente eliminado por el riñón.

Dosis recomendadas:

Vía general
Teniendo en cuenta la gran disponibilidad del metilsilanetriol (se tolera muy bien), las dosis muy bajas son suficientes para cubrir lo que uno necesita. Si consideramos 20 a 30 mg como la cantidad diaria, con una tasa de asimilación de un 5%, el silicio efectivamente asimilado es menos de 2 mg. Con la biodisponibilidad importante del silicio orgánico, un aporte de 6 mg de metilsilanetriol (sea 1,8 mg de silicio) es suficiente en caso preventivo. Se pueden usar dosis más elevadas al principio de la cura o en caso de patologías que necesiten una corrección importante de terreno. La experiencia ha mostrado desde hace varios años que esta dosis es eficaz para corregir muchas situaciones patológicas.

Cura oclusiva

Para una aplicación bajo una gasa oclusiva, las dosis utilizadas son de más o menos 1 mg (sea 10 ml de solución a 0,03%) por aplicación.

Gel 

Como el gel se usa localmente, la concentración en silicio es más alta alrededor de la zona de aplicación. Las dosis necesarias son más bajas. Una o dos nueces de unos 5 g al día es la dosis habitual. La acción local se potencia cuando se hace también una cura oral.

Loción de aplicación cutánea

Composición
Se trata en este caso de una solución sencilla de metilsilanetriol. Para conocer la cantidad de silicio, hay que saber exactamente el porcentaje ponderal de metilsilanetriol SiCH6O3 de la solución (y no el % de metilsilanetriol hidratado, o el % de complejo metilsilanetriol- amino ácidos). Así se puede deducir la cantidad real de silicio contenida en el frasco.
Una solución a 0,03% contiene: 300 mg de metilsilanetriol por litro, 3 mg de metilsilanetriol por dosis de 10 ml más o menos 0,9 mg de silicio por dosis de 10 ml.
En una solución demasiado concentrada, existe riesgo de polimerización del metilsilanetriol que se vuelve menos asimilable. La concentración a 0,03% y le presencia de amino-ácidos ofrece mejor estabilidad y no necesita ningún conservante.

Estabilidad

Esta solución es estable pero frágil. Se debe guardar a temperatura ambiente, sin exceso de calor, sin choque térmico, escondida de la luz. Al usarse debe evitarse cualquier contacto con metal o cristal. Hace falta agitar antes del uso para homogeneizar y dinamizar el producto.

Administración
Para una aplicación local, impregnar un trozo de algodón o una gasa con la dosis indicada y hacer una cura oclusiva sobre la zona del cuerpo a tratar. Dejar actuar durante toda la noche o todo un día.
Se puede también taponar una zona particular con un trozo de algodón impregnado (por ejemplo las encías en caso de descalce dentario). Se puede también poner en un vaporizador para vaporizar sobre una superficie del cuerpo.

Biodisponibilidad

El silicio orgánico penetra muy bien en la piel. Es disponible preferencialmente a proximidad de la zona de aplicación donde se fija por el tejido conjuntivo. La difusión general en el organismo es muy reducida.

Gel epidérmico

Composición

La preparación de un gel necesita un cierto número de excipientes para obtener su particular textura y su capacidad para ser reabsorbido rápidamente. La calidad de los excipientes interviene en la calidad global del gel y es totalmente posible hoy en día evitar los que no son biocompatibles. Es posible asociar al silicio otros principios activos, sobre todo aceites esenciales que van a actuar en sinergia y dar una especificidad a la preparación.

Estabilidad

La estabilidad de la preparación es esencialmente relacionada a la estabilidad de los componentes. Para una mejor estabilidad del silicio, aplicaremos las precauciones descritas para la loción.

Administración 

Por masaje a nivel de las zonas a tratar.

Biodisponibilidad 

El silicio orgánico penetra muy bien en la piel. La forma gel permite una asimilación más rápida que la de la loción.


CONCLUSIONES

El silicio orgánico ocupa una posición bien diferenciada en el campo de la salud puesto que actualmente a pesar de no existir un reconocimiento explícito por parte de las autoridades médicas, su uso es intensivo y frecuente.
La carencia de aporte evidente para la mayoría de la población actual y la capacidad de asimilación más difícil con la edad de las formas minerales, crea una necesidad de una forma biodisponible y el silicio responde a esta necesidad de forma óptima. Conviene, sin embargo, no atribuir a este producto virtudes que no tiene ya que no es un producto milagroso.
El silicio responde a una necesidad y se asocia de manera eficaz a otras terapéuticas existentes para resolver varios problemas de salud, corrigiendo la parte de estos problemas debidos a la carencia en silicio. Para el usuario, es necesario privilegiar productos elaborados rigurosamente y distribuidos con una total transparencia sobre la composición y usándolos en un campo donde han mostrado su eficacia.

 

** Para obtener más información técnica y científica sobre el silicio, consulta este informe especializado.

BIBLIOGRAFÍA

Existen muchos escritos sobre el silicio, que se encuentran en varias revistas e Internet. Muy a menudo son compilaciones o copias de escritos anteriores con afirmaciones más o menos exactas. La bibliografía reúne las referencias de los principales estudios y observaciones en este tema a partir de las cuales se ha redactado esta síntesis.

– Allain P., Cailleux A., Mauras Y., Rénier J.C. : Étude de l’absorption digestive du silicium après administration unique chez l’homme sous forme de salicylate de méthylsilanetriol. Thérapie, 1983 ,38 (2) : p. 171-175.
– Arslan S., Charnot Y., Perrs G. : Absorption intestinale et transport sanguin du silicium chez le rat adulte. C.R. soc. 1968, 162 : p. 1513-1516.
– Birchall J. D. : The role of silicon in biology. Chemistry, 1990, p.141.
– Boissier J. R. : Absorption et élimination du silicate de sodium administré par voie buccale. Hop. Pathol. Biol., 1956, 32 : p. 457-461.
-Carlisle E.M. : Silicon as an essentiel element. Federation processing, 1979, 33 (16) : p. 1758-1766.
-Carlisle E.M. : The nutritionnal essentiality of silicon. Nutrition review, 1982, 40 (7) : p. 193-198.
– Charnot Y., Peres G. : Modification de l’absorption et du métabolisme cellulaire du silicium en relation avec l’âge, le sexe et diverses glandes endocrines. Lyon Médical, 1971, 226 (13) : p. 85-89.
– Creac’h P., Adrian J. : Le silicium dans la chaîne alimentaire et sa localisation dans l’organisme. Med. Nut., 1990, 26 (2) : p. 76-84.
– Desoile H., Derobert L. et coll. : La silicémie. Arch. Malad. Prof.Med. Trav. et Séc. Soc., 1955, 16 (1) p. 5-19.
– Faure C. : Le silicium, agent méconnu de minéralisation et de prévention de la carie dentaire. Maroc Médical, 1973, p. 572-574.
– Fregert S. : Silicon in tissues with special reference to skin. Act. Dermato-venerol., 1959 suppl 42.
– Gollan F. : Effect of certainliquid organopolysiloxanes on cholesterol arteriosclerosis of the rabbit. Prod. Soc. Exper. Biol. & Méd., 1961, 107 : p. 442.
– Henrotte J.G., Viza D. et al : Le rôle régulateur du silicium dans la division cellulaire. C. R. Acad. Sci. Paris, 1988, 306 : p. 525-528.
– Huguet C., Regnier F., Daid R. : Le silicium : Les oligoéléments en médecine et biologie (Philippe Chappuis) – Lavoisiers Ec et DOC, chap 12 p 609-624.
– Jugdaohsingh R. et al : Dietary silicon intake and absorbtion. Am J Clin Nutr, 2002, 75 : p. 887-893.
– Lafranchi J.P. : Le silicium, son dosage, son rôle physiologique. Thèse Pharmacie, 1982.
– L.A.I.M. : Le silicium organique, nouvelle approche. Ed. Memor, 2000.
– Lassus A. : Colloidal silicic acid for oral and topical treatment of aged skin, fragile hair and brittle nails in females. Journal of International Medical Research, 1993, 21 : p. 209-215.
– Lebreton P., Boudart B. : Le silicium, mise au point sur les propriétés biologiques des combinaisons de cet élément. Bull. soc. Linéene Lyon, 1980, p. 66-72.
– Loeper J., Lemaire A. : Etude du silicium en biologie animale et au cours de l’athérome. Presse médicale, 1966, 74 : p. 865-868.
– Loeper J., Goy-Loeper J. et al : The antiatheromatous action of silicon. Atherosclerosis. 1979, 33 : p. 397-408.

Mauras Y., Riber P., Cartier F., Alain P. : Increase in blood concentration in patient with renal failure. Biomed., 1980, 33 : p. 228-230.

Monceaux R.H. : Etude biologique et pharmacologique. Prd.pharma, 1960, 15 (95) : p.99-109.

Pennington J.A.T. : Silicon in foods and diets. Food additives and contaminants, 1991, 8 (1) : 97-115.

Polet C. : Silice et calcification artérielle. Thèse Médecine, Paris 1957.

Schwartz K. : Silicon, fibre et atherosclerosis. The Lancet, 1977, p. 454-456.

Schwartz K. : A bound form of silicon in glycosaminoglycons and polyuronids. Acad. Sci. U.S.A., 1974, p. 1608-1612.

Schwartz K., Chen S.C. : A bound form of silicon as a constituant of collagens. Federation processing, 1974, 33 : p. 704-770.

Uthus E.O., Seaborn C.D. : Deliberations et evaluations of the approaches, endpoints and paradigms for dietary recommandations of the others traces elements. American Institute of Nutrition, 1966.

Yokoi H., Enomoto S. : Effects of degree of polymerisation of silicic acid on the gastrointestinal absorption of silicate in rats. Chem Pharm Bull, 1979, 27 (8) : p. 1733-1739.

Artículos relacionados

Polen de Jara. Equilibrio intestinal, fuente de salud

Polen de Jara. Equilibrio intestinal, fuente de salud

El polen de Jara (Ciste) conservado en estado fresco lucha contra los desajustes intestinales, favorece el equilibrio interior, dinamiza el organismo y mejora la resistencia. Estos beneficios se obtienen mediante la acción directa del polen fresco sobre el intestino, máximo órgano responsable del refuerzo del sistema inmunitario.

leer más
Para reforzar tus defensas… ¡propolízate!

Para reforzar tus defensas… ¡propolízate!

La llegada de los primeros fríos invernales y las oscilaciones bruscas de temperatura en pocos días hacen estragos entre la población que empieza a sufrir las primeras gripes, constipados y afecciones similares. El invierno se acerca y el sistema inmunitario debe reforzarse para poder hacer frente a los meses venideros en óptimas condiciones. Unas defensas fuertes son la clave para un cuerpo resistente que pueda luchar contra los rigores y enfermedades típicamente asociados al invierno. Y la mejor opción de complemento con diferencia es el propóleos.

leer más
Espirulina

Espirulina

ASN Leader es la empresa que cultiva y comercializa la espirulina que vendemos en nuestra tienda siguiendo los más altos estándares de calidad. Es por eso que, a continuación, se detalla toda la información procedente de esta empresa que expone todos los estudios realizados, así como referencias y beneficios de este superalimento.

leer más
Avísame cuando esté disponible Te informaremos cuando el producto esté en stock. Simplemente deja una dirección de correo electrónico válida a continuación.
Email Cantidad No compartiremos tu dirección con nadie más.