La dieta hipotóxica del doctor Jean Seignalet ha tenido que enfrentarse a duras trabas, intereses económicos y al colectivo médico antes de poder demostrar su gran eficacia y el éxito de sus pautas a la hora de tratar determinadas enfermedades. Aún hoy en día se cuestiona su modelo pero lo cierto y demostrable es que, en la práctica, cada vez más personas con enfermedades graves (a las que la medicina convencional no aporta soluciones funcionales) adoptan este cambio nutricional y experimentan una rápida curación o una notable mejoría. Entonces, demostrado su éxito, resulta obvio que no interesan los efectos preventivos ni curativos de la dieta Seignalet.

leer más